Pronóstico de Tutiempo.net

Los cuartos no tendrán cama. Y hay más datos raros y provocadores.

Un hotel alojamiento encontró una solución para los amantes exprés y la gente con poco tiempo que tiene sus movimientos cronometrados. O quienes llegan a fines de mes con la billetera vacía.

“La Luna”, un conocido motel de la localidad de Guaymallén, en Mendoza, va a cobrar por minuto: la tarifa será 17 pesos por cada 60 segundos.

A diferencia de las habitaciones tradicionales, estas de la promono tendrán camas.

Los cuartos estarán decorados con diferentes estilos, armados para tener “sexo rápido y al paso”. Se podrá elegir entre una jaula, un consultorio ginecológico, un boliche o un taller mecánico.

“Me puse a pensar en el que tiene eyaculación precoz, por eso le estamos cobrando por minuto”, lanza Enrique De Oto, gerente del hotel y creador de la campaña, en una entrevista con MdzRadio.

También lo asocia a los tiempos que corren donde todo es exprés, incluidos los encuentros íntimos.

“Tenés que hacer un trabajito previo. Yo le aconsejo a la gente que vaya haciendo la previa en el auto. Sería bueno que ya vinieran casi desnudos”, sugiere.

Ante la consulta sobre si los clientes se van a ir satisfechos, De Oto responde: “Depende, hay de todo. Hay gente que va a venir 10 minutos, otra se queda 5 minutos, otra necesita 45 minutos”.

 

La promoción arranca el lunes. A partir de los 10 minutos, el precio de la habitación queda fijado en 170 pesos.

El hotel es conocido por sus promociones ingeniosas y divertidas.

“Buscamos maximizarle el deseo sexual al cliente. Es como que tenés un restorán, viene el tipo y querés despertarle el apetito”, cuenta De Oto.

Asegura que las ideas son suyas, porque la empresa no tiene una agencia publicitaria. Sí cuentan con personal que maneja las redes sociales.

“Ahora trío. Alquilá un maniquí erótico”, es una de sus campañas más delirantes.

El servicio cuesta 100 pesos y el gerente asegura que “anduvo muy bien”.

También sacó un “seguro de embarazo”: le devolvían el dinero a quienes presentaban un certificado de nacimiento de 9 meses atrás.

Y otro afiche promocionó el “Telo para todos”. Si ibas en moto te pagaban la nafta; si ibas en taxi, la bajada de bandera y si ibas en bicicleta o caminando, te regalaban un desodorante.

“Cuidamos mucho al infiel, porque el infiel es un pobre tipo que sufre mucho. Tiene que tener doble personalidad, siempre tiene dos chips de celulares, tiene que cambiar la voz. Vive con miedo”, bromea De Oto.

Y para atajarse a las posibles críticas aclara que se refiere tanto a hombres como a mujeres. Porque el engaño no tiene género.

La nueva promoción llega en un momento clave para “La Luna”: estuvo 3 meses clausurado luego de una inspección municipal que determinó que no cumplía con condiciones de seguridad para protegerse contra incendios.

Los problemas ya fueron subsanados, asegura la empresa. El viernes pasado reabrió y pronto volvió a llamar la atención. (Clarín)

Deja tu comentario