Pronóstico de Tutiempo.net

Con dolor en el alma y lágrimas que no se podían contener, la familia Knack escuchó en voz de la Secretaría del Tribunal Penal de Oberá el horror al que fueron sometidos Oscar, Graciela, Bianca y Cristian por los asaltantes la tarde-noche del 25 de mayo de 2014 en su casa del Kilómetro 7 de la ruta provincial 5. Fue durante la lectura del auto de elevación a juicio, primer paso del debate oral y público que empezó este miércoles.

Los cuatro fueron golpeados brutalmente y terminaron con más del 60 por ciento quemado, lo que hizo que sus posibilidades de sobreviva fueran nulas. En el caso de Cristian, quedó con sectores donde la piel prácticamente había desaparecido por acción del fuego provocado por los ladrones.
La banda se llevó 460 mil pesos, según lo que se estableció en la instrucción de la causa.
Fue Oscar el que primero pidió ayuda. Sin pelo, con toda la piel ennegrecida y la ropa hecha jirones chamuscados, acudió a unos vecinos que no lo reconocieron. “Nos asaltaron y quemaron a todos”, dijo.
Cuando la llevaban al hospital Samic de Oberá, Bianca contó, de su lado, que la banda la conformaban cuatro personas encapuchadas que llevaban armas grandes. Dijo que le pidieron plata a su papá y que luego los golpearon y le prendieron fuego a todos. Después no volvió a hablar, solo gritaba de dolor y pedía ayuda.
Bianca, Oscar y Graciela murieron entre el 26 y el 27 de mayo. Cristian peleó como un león, pero las lesiones que había sufrido eran incompatibles con la vida. Falleció el 30 de junio en el hospital Madariaga de Posadas.
En la casa de los Knack encontraron 200 pesos y cheques tirados y desorden  en todas las habitaciones.
El punto donde le prendieron fuego a la familia fue la habitación de Bianca. Y lo más impactante: los investigadores encontraron restos de piel de las víctimas en distintos puntos de la residencia.

 

Fuente: Misionesonline

Share