Pronóstico de Tutiempo.net

Se cumplen hoy seis días de la desaparición de Milton Schneider (53) y hasta el momento la causa se halla estancada entre las dos hipótesis lanzadas desde su propio entorno: para la familia, en particular sus hermanos, la concubina del sujeto sabe más de lo que cuenta; mientras que ella se defiende diciendo que su pareja tenía una importante deuda económica que lo habría motivado a escaparse de sus acreedores.

En la víspera, previa autorización del juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón, personal de la Unidad Regional II de Policía concretó los allanamientos de la vivienda y la gomería de Schneider.

El momento de mayor tensión de la jornada se dio a media mañana, cuando los vecinos de la casa de calle Perú al 700 hicieron circular por las redes sociales la versión de que los investigadores habían hallado un cadáver en el pozo negro de la citada propiedad.

La falta de información oficial movilizó y preocupó a los familiares del conocido gomero, quienes recién al mediodía recibieron la confirmación de que se trató de un simple transcendido.

En el medio, dos perros rastreadores del cuerpo de Bomberos Voluntarios recorrieron el domicilio y terrenos aledaños en busca de algún indicio que permita avanzar en la investigación.

Personal de la División Criminalística realizó labores de rigor, como también de la Brigada de Investigaciones, quienes volvieron a entrevistar a la concubina de Schneider y a una hermana de ésta que reside en el mismo domicilio.

Posteriormente, los efectivos se dirigieron hasta la gomería de calle Fleming casi avenida Italia, donde ni siquiera fue necesario forzar el acceso ya que el día de su desaparición, Schneider dejó su billetera y las llaves en la casa.

Tenía deudas
Los allanamientos arrojaron el secuestro de elementos que podrían tener valor para la causa, como ser un celular y un chip que serían del gomero y serán analizados por peritos policiales.

Si bien ningún familiar ni allegado aportó datos sobre su posible paradero, fuentes del caso mencionaron que hasta el momento tampoco existen indicios claros para sospechar que Schneider haya sido víctima de un hecho delictivo. En consecuencia, el expediente judicial sigue caratulado como “desaparición de persona”.
Para la Policía, la principal hipótesis es que el gomero se ausentó por sus propios medios, tal vez acuciado por las deudas que su propia concubina reconoció que tiene.

Incluso, en diálogo con El Territorio, un vecino de la gomería refirió que días atrás Schneider le comentó que estaba atravesando por una mala situación económica, al punto que no podía hacer frente al alquiler del local de la gomería.

También mencionaron habría acudido a los servicios de un prestamista de nacionalidad colombiana que a diario acudía a cobrarle.
Por su parte, Wilmar Schneider se mostró abatido por la falta de respuestas y subrayó que su hermano era muy trabajador y no tenía problemas con nadie.
“Todavía no entiendo qué está pasando, como que no caigo. Yo tengo buena relación con mi hermano, pero no nos visitamos mucho por causa de la mujer que vive con él. Él tenía que trabajar para mantener a todos los que vivían en esa casa”, graficó. Asimismo, confirmó que el domicilio de calle Perú es propiedad del gomero, quien lo recibió como herencia de su madre.

La denuncia
Tal como publicó este matutino, la pareja de Schneider -casi 30 años menor que él- declaró que el viernes pasado a la mañana el sujeto salió con rumbo a su trabajo, pero después reconoció que su pareja dejó su billetera, el celular y las llaves de la gomería.

“El miércoles estuvo conmigo y se quejó de que tenía problemas con la mujer porque la hermana de ella estaba viviendo con ellos y no quería trabajar, me dijo que a él le costaba mantener la casa y quería que la cuñada se vaya”, comentó Elio Schneider, otro hermano. Luego, indicó que ni el viernes ni sábado temprano pudo contactarse con Milton, por lo que fue a la gomería y estaba cerrada, tras lo cual se dirigió a la casa de calle Perú.

El mismo sábado radicó la denuncia ante la Seccional Segunda. “Yo sostengo que a mi hermano lo hicieron desaparecer en esa casa”, remarcó.

Daniel Villamea – El Territorio

 

Deja tu comentario