17:58  

Coronavirus

La mitad se quiere vacunar contra el COVID pero la otra duda o no lo haría


Compartí en tus Redes
El gran desafío del sistema sanitario será convencer a quienes -como los participantes del estudio de opinión- no están convencidos de la efectividad y necesidad de la inmunización.

La consultora Zuban-Córdoba y Asociados dio a conocer su estudio de opinión de enero, en el que se abordaron dos temas de mucha actualidad: qué modalidad debería implementarse en el ciclo lectivo 2021; y el interés y perspectivas en vacunarse contra el COVID-19. Se indagó además qué tan informados están sobre la vacunación y la posición ante la Sputnik.

Entre el 19 al 21 de enero se relevó la opinión de 1.200 personas en todo el país, con un índice de confianza del 95%.

Un 49,9% de los participantes en la encuesta dijo estar dispuesto a vacunarse pero un 27,6% sostuvo que no lo haría y un 22,5% no lo sabe.

Los últimos dos datos “representan todo un desafío de interpretación y de posterior acción por parte de los Gobiernos”, concluyeron en la firma encargada del relevamiento de opinión.

“Entre los motivos, siempre está el miedo a los efectos secundarios. El peligro es que esto puede desprestigiar a las vacunas, como sucedió con las de sarampión, paperas y rubéola. En esos casos, la información falsa creó los movimientos antivacunas a nivel mundial, sin ningún soporte científico”, agregó la firma al momento de presentar el estudio.

Fueron más los hombres (55,6%) que las mujeres (44,8%) los que quieren vacunarse, mientras que las edades de 46 a 60 años (un 52,1%) y mayores de 60 (un 53,4%) fueron los dijeron que sí. De igual modo, entre los 16 y 45 años es alto el porcentaje que se vacunaría: un 47%.

Con posterioridad, entre los que dijeron que se vacunarán, se preguntó cuándo creen que iban a recibir las dosis. En este caso un 34,1% dijo que será en marzo; un 26,1% en junio; pero un 14,5% cree que recién en diciembre de este año va a poder ser vacunado. Hubo en este ítem un 25,3% que dijo no saberlo o no respondió.

También se les pidió calificar el operativo de vacunación que se realiza en Argentina. Un 33% dijo que es bueno; un 21,7% que es malo; el 17,1% que es muy bueno pero el 14,8% que es muy malo.

Luego se expuso la siguiente afirmación: “a mediados de 2021 toda la Argentina va a estar inmunizada”. Sobre la misma, un 27,4% se mostró “totalmente en desacuerdo”; un 22,8% se mostró “algo de acuerdo”; un 18,5% “algo en desacuerdo” y un 10,6% “totalmente de acuerdo”.

 

Entre la desconfianza y la falta de información

Sobre la vacuna rusa Sputnik, un 30,1% de los encuestados dijo que le “genera desconfianza, prefiero esperar otra vacuna”; el 24,6% dijo que le genera confianza y no esperaría otra.

Sobre las expectativas, el 31,8% de los participantes del relevamiento se expresó “algo de acuerdo” sobre la afirmación que “en Argentina hay esperanza de frenar al COVID porque ya está la vacuna”; mientras que un 22,2% lo hizo en desacuerdo.

La encuesta incluyó la siguiente frase: “hay que volver a cerrar todo y a Fase 1 antes que sigan creciendo los casos”.

Un 36,7% se mostró “totalmente en desacuerdo”; un 24,5% “algo de acuerdo” y un 17,6% “totalmente de acuerdo”.

 

Los jóvenes

En otro orden, se puso a consideración la afirmación: “los jóvenes son culpables de la propagación del virus”, a la cual el 35,3% se mostró “algo de acuerdo”. Pero un 22,2% “totalmente en desacuerdo”.

Cuando se preguntó si se cuidan con medidas preventivas, un 82% dijo que lo hace “mucho” en el distanciamiento social; y un 14,9% “algo”. Casi un 96% dijo que utiliza barbijo y más del 80% evita los lugares con mucha gente.

Sin embargo, cuando se les preguntó que tanto perciben que se cuidan los demás, un 70,8% entiende que los jóvenes lo hacen “poco” y “nada”.

Los encuestados perciben a los adultos mayores de 60 años como los que más se protegen (así lo consideró un 85,9%).
Pero también se consideró en las respuestas en un 56% que no se cuidan “los argentinos en general”.

Chile - vacuna coronavirus

Se comunica de modo confuso

También se abordó cómo es la comunicación del Gobierno nacional respecto a las políticas y medidas que se toman en la pandemia.

Un 51,4% consideró que se hace de manera “un poco confusa” (24,6%) o “muy confusa” (26,8%). Mientras que un 46,5% dijo que es “algo clara” (23%) o “muy clara” (23,5%).

Este eje no resulta menor en medio de un contexto de emergencia sanitaria como el que se vive en el mundo. La comunicación es, desde marzo, un eje fundamental que el Gobierno nacional no ha conseguido mejorar. Un ejemplo cercano tiene que ver con las vacunas que se encuentra gestionando para comprar, como la efectividad y confianza de las mismas.

Gustavo Córdoba, titular de la consultora, aseguró a Radio República que “que hubo muchas fallas. Si en general la matriz de la política y estrategia del Gobierno es mala, la mejor comunicación que exista no la va a mejorar. No es que el Gobierno haya tenido una mal desempeño solamente con el tema de las vacunas, lo ha tenido en general en todos los ámbitos y eso se nota y se verifica. Cuando nosotros preguntamos el grado de claridad o confusión que genera el Gobierno a la hora de comunicar esta campaña de vacunación, la mitad cree que no es clara o confusa, que no da elementos muy fuertes de información”.

“De hecho, cuando preguntamos qué tan informados se sienten sobre la campaña de vacunación, solamente uno de cada tres argentinos dice tener mucha información. Entonces, debemos concluir que dos tercios tienen poca o nada de información”, agregó Córdoba.

Sostuvo que “faltó profesionalismo para ver cómo transmitirle a la población todo este volumen informativo porque, lo que prima, es la ansiedad y el desconcierto. Se ha perdido el temor al contagio, la palabra de los Gobiernos ha perdido credibilidad y recuperarla es realmente muy difícil. Pasaron episodios en Pinamar, Mar del Plata y en todos los lugares turísticos donde hubo fiestas clandestinas. Veía al intendente de Calamuchita (Córdoba) dar declaraciones donde dijo ‘no sé qué hacer’. Esa frase hay que aplicarla a todas las dirigencias, porque en 11 meses de pandemia y -lo digo con dolor- hemos aprendido poco y nada en términos institucionales de cómo afrontar estos procesos”.

Para Gustavo Córdoba, “necesitamos que la política baje dos cambios porque lo importante no son las elecciones o la suspensión de las PASO. Lo importante es emprolijar la situación, darle los elementos a la población argentina para que alguna vez, de alguna manera, se recupere la palabra gubernamental y tengamos un proceso de vacunación hasta que estemos con alto nivel de inmunidad. De otra manera va a resultar imposible volver a un cierto estatus de vida anterior a la pandemia”.

FUENTE:PRIMERAEDICION
Deja tu comentario
Compartí en tus Redes
© 2019 | Diseñado por ERG