fbpx
EN VIVO Streaming Radio

Policiales

«Mi papá mató a mi mamá, la mujer más buena y él la mató» hablo la hija de Natalia victima del femicidio en Posadas

23/01/23

Compartí en tus Redes

El testimonio de la hija de Natalia Ester Castro, la mujer que fue asesinada por su pareja en un hotel transitorio, la hija contó detalles del maltrato que sufría su mamá de parte de su agresor, quien se encuentra internado por el intento de suicidio después de asesinar a Natalia.

«Mi papá mató a mi mamá, la mujer más buena. Mario Alfredo Maidana se llama el asesino. Él nos arruinó la infancia a mi hermano y a mí y ahora nos arruinó la vida arrebatándonos a mi mamá». Las palabras de Angie están cargadas de angustia, bronca y dolor, porque la víctima a la que hace referencia es Natalia Ester Castro (41), asesinada por su ex pareja en un motel de la ciudad de Posadas, este jueves.

Las expresiones fueron publicadas por el diario Perfil, donde la joven reveló aspectos hasta el momento desconocidos del calvario que sufrió su madre en manos del femicida, Mario Alfredo Maidana (42), quien después de cometer el crimen intentó quitarse la vida pero falló y por estas horas está internado en terapia intensiva del hospital Favaloro de Posadas.

Angie contó que su papá siempre «maltrataba y golpeaba» a su mamá y que hace un año se habían separado. «La amenazaba, le decía que la iba a matar a ella y después se iba a matar él. ‘No juegues con fuego’, le decía», narró.

En ese contexto mencionó que «mi mamá era ama de casa, buena madre, que aguantó humillaciones: no la dejaba salir ni a comprar, no la dejaba trabajar y le mezquinaba una galletita. Sufrió mucho y todos saben lo buena que era, nunca le hizo nada a nadie. A los 40 años se separó, cansada de tanto maltrato. Mi papá nunca quiso que ella fuera feliz».

Sobre eso, se supo que la separación no había sido en buenos términos y que se registraron diversos hechos de violencia. Por esta razón la Justicia había determinado una restricción de acercamiento mutua en septiembre del año pasado.

Ambos fueron notificados de ésta, que regía hasta marzo de este año. Sin embargo queda claro que no la cumplieron y se seguían viendo habitualmente. El encargado del motel donde ocurrió el femicidio declaró que eran clientes habituales y que llegaban caminando.

Sobre los hechos, describe Perfil, la hija de la víctima recordó que «el miércoles me llama mi papá y me dice que se sacó la quiniela y que le iba a dar plata a mi mamá. Se aprovechó de eso, porque sabía que necesitaba plata», y describe que luego de eso sus padres fueron al motel. «Siempre la maltrató, humilló e hizo sufrir. No la dejaba ni ir a ver a sus padres cuando se enfermaban», lamentó.

COMO FUE EL CRIMEN

El femicidio fue descubierto cuando faltaban 30 minutos para que llegue la medianoche del jueves en el establecimiento ubicado en la intersección de las avenidas López y Planes y Monseñor de Andrea. Efectivos de la Unidad Regional II se dirigieron al motel Deseos luego de una llamada al 911.

Según los datos que pudo constatar este matutino, un empleado del lugar manifestó a los efectivos de la Policía que una pareja, clientes habituales, habían ingresado a pie al hotel transitorio aproximadamente a las 15 del miércoles, pagando en una primera instancia dos horas de alojamiento en la habitación número 4.

Luego, ya pasada la hora pagada, el sujeto volvió a llamar al empleado del albergue y abonó hasta las 23. En este marco, antes de haber culminado el período pagado, el trabajador del sitio se volvió a comunicar con la pareja para saber si iban a abandonar el cuarto o extender nuevamente su permanencia.

Para eso se dirigió a la habitación y en ese momento logró observar sangre en la mano del agresor, sin escuchar ni ver a la mujer que había ingresado con él. Ante esta alerta, solicitó presencia policial.

Al llegar al complejo los uniformados golpearon la puerta de la habitación donde se encontraba la pareja, sin obtener respuestas. Ante esto, observaron desde una ventana de pequeñas dimensiones varias manchas rojizas esparcidas en el piso de la habitación, por lo que se puso en conocimiento a un oficial superior y a las autoridades judiciales, desde donde se ordenó el ingreso.

Ya dentro del lugar, encontraron a ambas personas inconscientes en el baño. En ese momento, los oficiales presentes se dieron cuenta de que la mujer ya se hallaba sin signos vitales presentando heridas en la zona del cuello. Por otra parte, el agresor estaba inconsciente pero con vida, por lo que fue trasladado de urgencia primeramente al Hospital Madariaga.

Según pericias practicadas en la escena, la muerte de la mujer habría sido provocada con una botella de cerveza que le produjo varios cortes, los cuales no fueron profundos, por lo que el femicida prosiguió a su estrangulamiento.

Fuente, El Territorio.

 

Compartí en tus Redes

Últimas noticias