05:08  

Inicio

Se hicieron pasar por policías, engañaron a un testigo, pero fallaron en los dos golpes


Una banda armada a bordo de una camioneta utilitaria fingió sendos operativos de la Policía Federal en los intentos de asaltar viviendas en Garupá y Posadas. En ambos fallaron y el presunto cabecilla fue atrapado

Un fallido raid delictivo cometido el jueves por falsos efectivos de la Policía Federal en dos barrios de Posadas y Garupá permitió a la Policía llegar hasta un sospechoso por el robo de una lancha perpetrado el martes 12 de mayo.

Lo que finalmente resultó ser una “punta de ovillo” para llegar al presunto autor de la sustracción de la onerosa embarcación, se inició el jueves cuando los efectivos de Delitos Complejos de la Policía de Misiones tomaron conocimiento de que seis delincuentes a bordo de una Renault Kangoo, color gris, haciéndose pasar por policías intentaron asaltar a una comerciante y a un vecino.

El detalle insólito fue que estos individuos, en uno de los intentos, engañaron a un hombre “para que les haga de testigo” y tras cometer un falso allanamiento le sustrajeron el teléfono celular.

El primer caso fue denunciado ayer a primera hora, cuando se presentó en la comisaría Decimocuarta una mujer de 56 años, domiciliada en el barrio Las Tacuaritas II. La denunciante, quien posee un puesto en el Mercado Modelo La Placita, relató que momentos antes se presentó en su vivienda un grupo de al menos seis individuos con tapabocas y gorras, mayores detalles no logró visualizar con precisión, a bordo de una camioneta Renault Kangoo gris. Uno de los malvivientes extrajo un arma y efectuó dos disparos intimidatorios para ingresar a la morada, curiosamente sin sustraer nada.

Una vez en la escena, personal de la Dirección Investigaciones (División Robos y Hurtos) se entrevistó con un hombre de 30 años, quien les contó que a las 6.50 el mismo grupo de delincuentes lo interceptó, lo subió a la camioneta fundamentando que eran de la Policía Federal y que saldría de testigo de un allanamiento que se llevaría a cabo en el domicilio de la citada comerciante.

Tras escapar de la casa de la comerciante le robaron el celular y lo abandonaron bajo amenazas de muerte.

Dos horas después, un hombre de 39 años se presentó en la comisaría Quinta y denunció un intento de asalto similar. Manifestó que se hallaba en el interior de su domicilio, en el barrio Ñu Porá de Garupá, cuando escuchó ruidos en el portón de ingreso.

Fue allí que el denunciante salió de su habitación y observó por la ventana del frente que se encontraba un individuo con vestimentas de color oscuro. Al observar la presencia del propietario del inmueble, el desconocido y otros hombres se dieron a la fuga.  Cuando la policía revisó la cámara de seguridad de dicho domicilio y para su sorpresa, observaron una camioneta Kangoo color gris.

Al mirar con detenimiento la secuencia notaron que el rodado se detuvo a pocos metros de la casa del denunciante. Luego descendieron dos hombres, con tapabocas y gorras, tras forzar el portón ingresaron y se observa lo relatado por el dueño de casa, es decir que cuando notaron que estaba dentro de la vivienda se dieron a la fuga.

Los investigadores establecieron que el vehículo guardaría relación con el caso de Las Tacuaritas II. Luego de buscar en los archivos investigativos de la citada División, se determinó que el rodado involucrado también era parecido a un vehículo propiedad de un individuo conocido como “Keko”, quien registraría un frondoso prontuario de delitos contra la propiedad.

Fue entonces que tras una discreta vigilancia en inmediaciones de su domicilio en el barrio A3-2, fue detenido y se secuestró la Kangoo. Una vez en el interior de la casa los efectivos secuestraron un teléfono celular que fue reconocido por el hombre que denunció haber sido forzado a actuar como testigo de un falso procedimiento.

En breve, el aprehendido y presunto líder de la gavilla, será indagado por el juez de Instrucción, Marcelo Cardozo.

 

Deja tu comentario
© 2019 | Diseñado por ERG