Humedad y hongos en casa, un serio problema de salud: cómo eliminarlos | OberaInside.com.ar
EN VIVO Streaming Radio

Inicio

Humedad y hongos en casa, un serio problema de salud: cómo eliminarlos

08/06/17

Compartí en tus Redes

Cuando notamos olor a humedad en casa o en el local de negocios, es que tenemos un problema de mohos. El riesgo máximo es enfermar por culpa de mohos, ácaros o humedad-contaminación. Te damos algunos consejos para combatir este problema.

Muchas personas ven a los mohos y a los problemas de humedad de condensación en las paredes, como un simple problema estético y de apariencia.

 

Pero la verdad es que hay que considerarlos como un tema de salud y confort. Los mohos son esencialmente hongos, que a través de sus esporas, no harán más que desarrollarse y extenderse si las condiciones son adecuadas.

 

Por lo que si no se elimina la base del problema, la humedad excesiva, no hará más que empeorar el problema.

Viviendas con puentes térmicos, o ventanas demasiado estancas, son las que sufren con mayor facilidad episodios repetidos de condensaciones superficiales, que generan finalmente la aparición del moho.

En condiciones de humedad de más del 72%, ya pueden desarrollarse los micelios que vagan por el aire.También la mayor cantidad de humedad en el ambiente, repercute en el aumento de la presencia de ácaros.

 

Esto es un desencadenante frecuente en el asma de los bebes. Si unimos a más bacterias y otros hongos, se pueden provocar graves problemas como la dermatitis atópica o dermatitis.

Las personas más sensibles pueden sufrir congestión nasal, irritación en los ojos o irritación en la piel.

Sensación de malestar, cansancio, dificultad al respirar, pies fríos, dolor de cabeza, escalofríos, pueden ser efectos de los hongos en casa.

(Fuente: Humedad Controlada)

 

Consejos para solucionar el problema de la humedad:
( Por Guru en Curiosidades)

 

En primer lugar debemos identificar alguna filtración de agua o goteras que puede estar afectando las paredes o el techo generando la humedad que se encuentra a la vista. Una vez que logras identificar el origen de la humedad y solucionas este problema, puedes utilizar estos consejos para que puedas vivir en un ambiente seco y libre del moho que tanto daño hace a la salud.

 

Sal:

 

¿Alguna vez notaste cómo se endurece la sal en los saleros de tu cocina? Presta atención a los días de mucha humedad para que notes este efecto, ya que la sal absorbe de manera increíble la humedad y es por eso que se la utiliza también en trucos para quitar manchas de la ropa.

 

Para lograr este mismo efecto en una habitación simplemente debemos colocar en un recipiente un kilo de sal y dejarlo en el centro del ambiente húmedo. Esta sal absorberá el agua que se encuentre en el aire. Cámbiala cuando ya tome un color oscuro debido a que ya no puede absorber más humedad. Se debe usar sal gruesa.

 

 

Harina de mostaza:

 

La harina de mostaza cumple la misma función que la sal. Coloca un poco en un recipiente en el centro de la habitación y renuévala una vez a la semana para que continúe siendo efectiva.

 

Vinagre blanco:

 

El vinagre blanco cumple estas funciones: elimina la humedad, limpia las manchas, elimina mohos y elimina malos olores de estos. Para aprovecharlo, llena un vaso o taza con vinagre y colócalo en una habitación durante un día completo. Te ayudará a eliminar la humedad y los malos olores. Otro uso interesante es que, en un pulverizador vierte la mitad de agua y la otra mitad de vinagre. Rocíalo sobre los muebles o paredes con humedad para hacerla desaparecer. Para que la limpieza sea efectiva déjalo actuar durante 30 minutos y limpia después con agua.

 

Más allá de utilizar algunos de estos trucos que acabamos de contarte, te sugerimos prestes atención a estos consejos que también podrían serte de utilidad:

 

– Los días secos y de mucho sol, procura abrir las ventanas para ventilar los ambientes y ayudar a secar eliminando la humedad.

 

– Los días de frío no te excedas con la calefacción, ya que puede producir condensación y esa humedad de quedar adherida a techos y paredes. Procura mantener la siempre entre los 18 y los 20°

 

– Permite que haya un espacio entre los muebles y las paredes y que nunca queden pegados. Los días de humedad algunos muebles pueden absorberla para luego pasarla a las paredes. Deja siempre un espacio entre uno y otro para que circule el aire.

 

– Cuando tenemos varios días seguidos de lluvia o humedad solemos improvisar un tender de ropa dentro de la casa para poder secarla. Esto genera una humedad que se va adhiriendo a paredes, techos y muebles.

Compartí en tus Redes

Últimas noticias